El taller “Modelos de participación de niñas y niños para una agenda de democracia local” celebrado el pasado 27 de noviembre en la 18ª Conferencia Internacional de OIDP en Barcelona, abrió un diálogo sobre la participación de los más jóvenes en la gobernanza local.

dav

El taller reunió a responsables políticos locales, técnicos, académicos y activistas de Kenya, Sudáfrica, Mozambique, Suecia, Polonia, Argentina, Portugal, Italia, y España, que compartieron experiencias de participación infantil para una agenda de democracia local.

El conversatorio giró en torno a reflexiones extraídas de un reciente estudiode políticas de democracia participativa infantojuvenil en Argentina, España, Portugal y República Dominicana, publicado en el libro conmemorativo del 30 aniversario del primer presupuesto participativo en Porto Alegre. En Participation of Children and Young People in Local Governance (García-Leiva y Falck) en Hope for Democracy (pp. 537-551). Descargable en https://www.oficina.org.pt/hopefordemocracy.html

¿De donde nacen los espacios infantojuveniles? ¿Están claras las reglas? ¿Quiénes pueden participar? ¿Cómo se articulan esos procesos con otros espacios? Estas son algunas de las preguntas que fomentan el debate en el taller.

“La forma en cómo se articulan los procesosrespecto a la normativa que sigan pueden condicionar el tipo de proceso que se produzca. Incluso diferenciar los procesos participativos competitivos de procesos solidarios” Giovanni Allegretti. El keniata Willice Onyango, de la ONG Youth Café, trasladó la experiencia del Kenya Youth Manifesto. Patricia García-Leiva, de la Universidad de Málaga resume la respuesta a una de las preguntas debatidas en el taller y apela a una mayor clarificación de las reglas ya que “los procesos infantojuveniles tienen normas que unas veces se editan en folletos muy asequibles pero poco precisos, y otras veces en manuales muy complejos y administrativos, alejados del público al que se dirigen”

Cristina Bloj de la Universidad de Rosario (Argentina) concluye la necesidad de “investigary ver cómo se articula la trayectoria intergeneracional de la participación; profundizar en los tránsitos desde la infancia hasta la adultez. Articular esos saltos para una participación continua”.