FacebookTwitter

El taller “Territorio y ciudadanía, democracia participativa local y cooperación descentralizada en el marco de los ODS”, se celebrará el 16 de febrero en Conil de la Frontera

Las estrategias de cogestión participativa entre la administración pública y la ciudadanía reciben reconocimiento creciente en el ámbito internacional. La participación se ha incluido en las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible recientemente aprobados para el planeta por la ONU. Pero, ante todo, la mayor inclusión de la ciudadanía en las tomas de decisión públicas responde a una demanda popular de poder incidir, decidir y fiscalizar las políticas que han de desarrollar las instituciones democráticas. Una demanda a la que se tiene que atender también desde la cooperación internacional de una manera integral.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) 2000-2015 recogían 8 objetivos y 18 metas. La agenda post 2015 que elabora los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), recoge las metas pendientes de los ODM y se plantea nuevos retos. El resultado: 17 objetivos y 169 metas. La Agenda 2030, que recoge los ODS, es el resultado de un amplio proceso participativo, una consulta mundial sin precedentes liderada por las Naciones Unidas que involucró a más de un millón de personas de todos los países y sectores a través de 88 consultas nacionales, 11 telemáticas y la encuesta “Mi mundo” con 821.823 votos recogidos. En el contexto de la consulta se constata que:

“Las consultas han revelado que las personas tienen enormes ganas de participar y exigen influir no solo en el diseño de la agenda del desarrollo, sino también en su futura implementación. Un millón de voces son una señal clara de que la gente, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil quieren ser parte de soluciones creativas para el desarrollo, pero al mismo tiempo exigen transparencia y responsabilidad en su ejecución a los gobiernos y a la comunidad internacional. Personas de diversos ámbitos de la vida están demandando transformaciones, no solo en el “qué” sino también en el “cómo” se lleva adelante el desarrollo. Y más que de una consulta esporádica, reivindican ser parte de un diálogo permanente y de oportunidades concretas de acción y compromiso. No solo quieren articular los problemas, sino ayudar a encontrar soluciones y participar en su implementación”

Este reconocimiento nuevo de la participación como componente fuerte del desarrollo ha llevado a su inclusión en el Objetivo 16:

¿Qué aprendizajes de las experiencias de democracia participativa y, especialmente, presupuestos participativos, se pueden trasladar a contextos de cooperación para el desarrollo? Esta es una de las preguntas principales a la que se quiere responder desde el último de una serie de cuatro talleres que junto a un seminario final, forman un itinerario formativo de Metodologías Participativas para el Desarrollo (MPD), coordinado por Coglobal y cofinanciado de la AACID y dirigido a agentes de la cooperación andaluza (ONGD, administración pública, entidades académicas, entre otros).

El desarrollo de los contenidos y coordinación del taller estará en manos del portugués Nelson Días, experto en presupuestos participativos, presidente de la Asociación In Loco y coordinador de la red municipalista Portugal Participa. Dias ha sido asesor para la puesta en marcha de procesos de presupuesto participativo en Cabo Verde y Mozambique, ha participado en numerosos proyectos internacionales y es asesor en participación de varios organismos multilaterales.

Inscripciones y programa

Cómo llegar